La ofensiva es la mejor defensa

Daniel Schläpfer se ha enfrentado ya a varios desafíos. Hace 15 años logró compensar la caída de las ventas de la industria de la construcción gracias a una elevada flexibilidad y a un alto porcentaje de producción en la propia planta. Ahora a vuelto a actuar de forma previsora.

La competencia entre las serrerías suizas es muy dura. De las 1500 empresas activas en Suiza hace alrededor de 15 años, hoy en día apenas han quedado unas 300. Para sobrevivir, hay que ser flexible y producir eficientemente. Desde la crisis en el sector de la construcción, la empresa Scierie de Cornaux, sita a orillas del lago de Neuchâtel, cerca de la legendaria estación de esquí La-Chaux-de-Fonds en Suiza, apuesta en medida creciente por pedidos de personas particulares. Entretanto cuenta con una mezcla sana de pedidos especiales, por ejemplo, escalones de escaleras, y de pedidos grandes que le garantizan una carga de trabajo equilibrada. 

Para mantenerse en el negocio también en el futuro, Daniel Schläpfer decidió modernizar su producción. Para él es importante poder utilizar la nueva sierra de forma universal, sin ajustes complicados o que requieran mucho tiempo al cambiar de una aplicación a otra. Por esta razón, hace un año invirtió en una sierra circular longitudinal FlexiRip JrionLine de WEINIG de la generación más reciente. La máquina, combinada con un equipo compacto de mecanización, funciona en un turno diario de 9 horas.

La nueva FlexiRip cumple los objetivos marcados de producir con mayor eficiencia y alcanzar capacidades mayores para la plena satisfacción de la serrería. «Fue una decisión acertada. Con la FlexiRip hemos tomado el rumbo de crecimiento y de garantía de futuro», resume Daniel Schläpfer, jefe de la empresa.

Foto:
Está muy satisfecho con su nueva solución de corte: Daniel Schläpfer