Serie WEINIG Powermat: campo ilimitado de aplicaciones con productos de perfecta calidad

La moldurera constituye el componente esencial de la producción. Aquí se crea el máximo valor añadido, produciendo de un cuartón de madera una moldura perfilada. La serie Powermat ofrece la máquina adecuada para la fabricación rentable tanto a talleres artesanales pequeños como a talleres de fabricación industrial en serie, así como para cualquier tipo de aplicación. Las máquinas Powermat, desde el modelo 700 hasta el 2500, cubren las más variadas aplicaciones, independientemente de si se trata de la producción de listones o molduras, de la fabricación de ventanas o suelos, del cepillado de vigas o del cepillado previo. Gracias a su diseño modular, la serie Powermat se adapta de forma individual a sus exigencias en cuanto a calidad, flexibilidad y rendimiento y ofrece, además, soluciones especiales específicas para cada cliente.

Con la ayuda del control inteligente de la máquina, el posicionamiento automático de los husillos y el sistema PowerLock patentado, los trabajos de preparación de la máquina son tan rápidos, sencillos y seguros como nunca antes. Completando la máquina con una gran cantidad de equipos opcionales, usted podrá beneficiarse y aprovechar toda la capacidad de rendimiento de su Powermat. De esta manera, la Powermat está en condiciones de satisfacer cualquier exigencia, sin importar si se trata del mecanizado de madera maciza, de materias derivadas de la madera, materiales sintéticos o materiales compuestos.

La serie Powermat refleja en un 100 % la calidad de WEINIG surgida de una experiencia de muchas décadas. No puede haber una mejor garantía para una producción económica que cumpla las exigencias actuales del mercado.

Todas las máquinas

WEINIG Powermat 700

Vista frontal de la WEINIG Powermat 700

La nueva generación de moldureras para cepillar y perfilar

  • Excelente comodidad de manejo
  • Enorme ahorro de tiempos de ajuste
  • Alta fidelidad de repetición
  • Excelente calidad de la superficie
  • Alta eficiencia de recursos
Detalles  Powermat 700

WEINIG Powermat 1500

Vista frontal de la WEINIG Powermat 1500

La moldurera versátil para una óptima rentabilidad

  • Máxima comodidad de manejo
  • Enorme ahorro de tiempos de ajuste
  • Alta fidelidad de repetición
  • Excelente calidad de la superficie
  • Alta eficiencia de recursos
Detalles  Powermat 1500

WEINIG Powermat 2400

WEINIG Powermat

La moldurera de alta tecnología para la producción industrial

  • Gran comodidad de manejo
  • Cambio rápido de dimensiones y perfiles
  • Alta fidelidad de repetición
  • Superficies de excelente calidad incluso al trabajar a altas velocidades de avance
  • Mayor productividad
Detalles  Powermat 2400

WEINIG Powermat 3000:

Vista frontal de la WEINIG Powermat 3000

Fiable, potente y versátil

  • Máxima comodidad de manejo
  • Enorme ahorro de tiempos de ajuste
  • Cambio rápido de dimensiones y perfiles
  • Alta resistencia al desgaste
  • Mayor productividad
Detalles  Powermat 3000

WEINIG Powermat 2500

WEINIG Powermat

El buque insignia de la serie Powermat para aplicaciones de alta velocidad

  • Gran comodidad de manejo
  • Alta fidelidad de repetición
  • Superficies de excelente calidad incluso al trabajar a altas velocidades de avance
  • Mayor productividad
  • Concepción de maquinaria sostenible
Detalles  Powermat 2500

Ventajas de la serie Powermat de WEINIG

Referencias

«Es posible realizar cualquier tipo de unión angular»

Mit Familien-Power voll auf Erfolgskurs: Gerhard, Verena, Franz und Hildegard Nagl (v. l.)

La carpintería austriaca Nagl se ha especializado en la fabricación de ventanas. A fin de garantizar una gran precisión, desde hace muchos años utiliza la tecnología de WEINIG.

Axamer Lizum no solo es la región de esquí más grande en los alrededores de Innsbruck, sino también la tierra de la carpintería Nagl. La pequeña empresa suministra elementos para ventanas de madera y madera/aluminio, principalmente, a clientes privados. Cada año se diseñan y producen 2500 unidades, no solo ventanas, sino también muchas puertas correderas grandes. La empresa lleva ya 40 años produciendo con las máquinas de WEINIG. Sin embargo, en el transcurso de los últimos años han cambiado mucho las exigencias del mercado. Las ventanas de diseño individual, los tamaños especiales de hasta 6 x 12 m y los perfiles de mayor espesor debido al acristalamiento múltiple son pan de cada día de Nagl. «Nuestro antiguo equipo de WEINIG ya no es capaz de hacer frente a estas demandas, por lo que comenzamos a buscar», comenta Franz Nagl. «Al final nos decidimos nuevamente por la tecnología de WEINIG. WEINIG desempeña un papel líder en el sector de la fabricación de ventanas. Por ello, es lógico optar una vez más por esta marca», continúa Franz Nagl.

La nueva cepilladora Powermat 700 y la máquina con control CNC Conturex Compact están diseñadas especialmente para una fabricación económica de ventanas en talleres pequeños. Un criterio importante para cambiar de tecnología fue la posibilidad de poder fabricar flexiblemente piezas individuales con tiempos de preparación relativamente breves. Ahora las dos máquinas se hacen cargo del mecanizado completo de las ventanas. La Powermat 700 se ocupa del cepillado previo por las cuatro caras de los cuartones para ventanas. A continuación, el Conturex Compact realiza todos los pasos de trabajo necesarios de forma completamente automática y en una sola pasada. El cambiador de herramientas ofrece espacio suficiente para 70 herramientas para fresar, perforar o perfilar. Y así queda completamente listo el marco de una ventana. «El Conturex nos permite fabricar todas las uniones angulares exigidas por el mercado y mecanizar incluso piezas de trabajo inclinadas o redondas», resume satisfecho Franz Nagl.

Foto: Toda una familia por el camino hacia el éxito: Gerhard, Verena, Franz y Hildegard Nagl (de izq. a dcha.)

Fuente: Tischler Journal

Cuanto más exigente, mejor

Barco a toda vela: la construcción del museo Louis Vuitton de París incluye 800 m³ de madera laminada encolada y 270 t de acero duplex - Imagen: HESS-TIMBER / Rensteph Thompson

El museo parisino Louis Vuitton es un conjunto artístico de acero, vidrio y madera. La planificación exigió valentía y buenas ideas. El desafío ideal para Mathias Hofmann y su empresa Hess Timber.

Louis Vuitton goza de fama mundial como fabricante de maletas de viaje y bolsos de lujo para damas, así como de champaña. Detrás de la marca está Bernard Arnault, el hombre de negocios más rico de Francia. Es amante del arte y, hace poco mandó instalar el museo de la fundación Louis Vuitton en el sur de París. La planificación estuvo en manos del famoso arquitecto norteamericano, Frank Gehry. El importe de los costes jugó un papel secundario, en cambio la calidad y la creatividad de los distintos sectores artesanales fue de importancia primordial.

Mathias Hofmann ganó con su empresa Hess Timber la licitación de los trabajos de madera para el techo anguloso y de diseño muy sofisticado, que da la impresión de estar compuesto por 12 velas. «¡Cuanto más complicado, mejor! A mí me encanta este tipo de proyectos», así es como describe su filosofía Mathias Hofmann, originario de Kleinheubach en Baviera (Alemania). Con su forma de pensar fuera de lo convencional y su disposición de asumir riesgos ha adquirido fama internacional en el sector de ingeniería de construcciones de madera. Lamenta un poco que el trabajo cotidiano muy reñido, la fabricación de estructuras portantes para recintos cubiertos normales, ha perdido importancia. Los esfuerzos necesarios para sacar adelante los proyectos de gran envergadura son enormes. «Cada medida exige prácticamente una técnica nueva», comenta. Lo mismo sucede con el museo Louis Vuitton. Los soportes del caballete exigidos, en parte incluso con doble curva, se produjeron en un banco de prensado de diseño propio. En la adjudicación del pedido, Mathias Hofmann impresionó a los clientes por la forma poco común del encolado de bloques basado en varillas. La atracción especial es una lámina de cubierta de varillas que tiene el mismo aspecto en la parte superior e inferior que en los lados.

El hecho de que el desplazamiento de las vigas encoladas con una longitud de hasta 28 metros por la ciudad de París, una metrópoli de varios millones de habitantes no resultara caótico se debe a otra idea poco ortodoxa más de Mathias Hofmann: Hess Limitless. El procedimiento se basa en una geometría de encolado especial que permite transportar segmentos cortos de vigas, básicamente sin limitación de la longitud y sin merma de la capacidad portante. Las vigas se ensamblan posteriormente en el lugar de obras. Mathias Hofmann puede confiar plenamente en WEINIG como socio de excelentes cualidades. En Hess Timber, el saneado de las partes defectuosas es tarea de una OptiCut. El ensamble tipo finger joint de las láminas se realiza en dos equipos PowerJoint. A continuación, las piezas se cepillan en una Powermat que las deja listas para el encolado. «En ningún momento me he arrepentido de haberme decidido por WEINIG», comenta Mathias Hofmann.

Imagen: HESS-TIMBER / © Rensteph Thompson

Entre profesionales

Un secreto bien guardado: ¿cómo pueden transformarse el maíz, el trigo, la cebada y el agua en el delicioso Jack Daniel's?

Desde hace ya mucho tiempo, Jack Daniel's es un referente absoluto en materia de destilación de whisky de primera clase. A partir de ahora la producción de barriles también está a la vanguardia de la tecnología.

En todo el mundo, el sabor, el olor y el color del whisky están determinados en gran parte por los barriles en los que se lo mantiene durante muchos años. Sin embargo, Europa y los Estados Unidos poseen sus preferencias en materia de procedimientos.

Mientras los productores de whisky europeos apuestan por la calidad de los viejos barriles de roble, los americanos privilegian los barriles nuevos ennegrecidos por el humo. El envejecimiento le confiere al whisky su fuerte aroma a vainilla. Antes de colocarlo en barriles, el destilado es filtrado lentamente gota a gota a través de una pila de carbón de madera de muchos metros de altura. Así, el whisky resulta más suave y más puro. Cada barril puede llenarse solo una vez.

Esto también es válido para la tradicional casa Jack Daniel's: en su planta de producción totalmente asistida por ordenador de Alabama se destilan diariamente unos 3.000 barriles del famoso bourbon. Hasta hace poco, las duelas eran producto de un laborioso trabajo manual. El rendimiento de la madera era igualmente pobre. Por lo tanto, los responsables del sitio y la sociedad madre del grupo Brown-Forman comenzaron a pensar en su proceso de producción. El grupo optó por WEINIG. Ahora, el sitio dispone de tres moldureras Powermat 2400. La solución se adapta perfectamente a los estrictos criterios relacionados con la sección específica de las duelas de barril e integra la tecnología de jointeado controlada por CNC. Así es posible mecanizar piezas geométricamente precisas, incluso a velocidades de avance elevadas.

«Con la ayuda de WEINIG y de los especialistas de Brown-Forman estamos en condiciones de fabricar barriles de mayor calidad de manera más rápida, más segura y con menos mano de obra», resume Larry Comps padre, vicepresidente y director de Jack Daniel's.

El conocimiento técnico impresionó también a la asociación americana de empresas de mecanizado de madera. En efecto, la WMIA le confirió a Brown-Forman la distinción de «Innovador del Año». ¡WEINIG se alegra por este éxito y realiza un brindis para celebrarlo!

Más imágenes

Barricas de roble

Un hecho del que nunca se arrepentiría: la historia de Dauerholz

Terraza

Peter Weller: «Si quiero tener un concepto global, no hay ninguna alternativa a Weinig».


La idea surgió en Hamburgo. Pero las naves de producción se construyeron en el estado federal alemán de Meclemburgo-Pomerania Occidental, con lo que la empresa experimentó un verdadero auge. Desde siempre, las tablas para terrazas de Dauerholz han sido un tema muy discutido.

Hace algunos años, un carpintero de Hamburgo hizo un descubrimiento sensacional: a diferencia de los agentes conservadores comparables, la cera calentada penetra hasta el núcleo de la madera, garantizando una protección profunda. El ingenioso diseñador encontró varios prestamistas con valentía que creyeron en la idea, sobre todo, porque las zonas exteriores con terrazas revestidas de suelos de madera y las más variadas estructuras de madera ofrecen un amplio campo para la ecológica madera encerada con su alta resistencia a las influencias climáticas, a la humedad y a las plagas. En Dabel, cerca de Schwerin (Alemania) se construyó una planta de producción en un entorno ideal.

La línea de fabricación hecha a medida de la Cía. Dauerholz se diseñó e instaló en estrecha colaboración con los especialistas de proyecto de Weinig Concept. Además de una cepilladora y perfiladora, una sierra tronzadora de optimización de alta velocidad, una sierra tronzadora para madera alabeada, un escáner y un equipo de ensamble tipo finger joint, la instalación incluye también una afiladora de herramientas de la amplia cartera de productos de Weinig. «Queríamos tener todo el proceso en nuestro propio taller y manejar la preparación de las herramientas de forma completamente autárquica de los abastecedores.» Así es como justifica su decisión.

La empresa Dauerholz ha dedicado particular atención a un mejor aprovechamiento de la madera y su refinamiento. «Hemos analizado el aprovechamiento y constatado que las pérdidas por tronzado se han reducido a la mitad», manifiesta Peter Weller. La moldurera también ha contribuido en gran medida a conseguir este éxito. Está dotada de husillos verticales "flotantes" que, gracias a su alojamiento flexible, siguen la curvatura natural de la madera de grandes longitudes, con lo que se evitan las marcas en ambos extremos de la pieza de trabajo y se puede prescindir de un cepillado de acabado con un arranque de virutas adicional.

Un esfuerzo inteligente

Un enorme potencial: unidad de empuje de la DKK 115

En la empresa Pfeifer, sita en la ciudad austriaca de Imst, se prensan y, a continuación, se cepillan láminas de vigas encoladas a una velocidad de 160 m/min. En este proceso, la prensa continua sustituye a cuatro máquinas antiguas.

A principios del año 2013, el Grupo Pfeifer puso en servicio su taller de producción modernizado en Imst. Los factores esenciales para la adjudicación del pedido fueron el rendimiento y el ahorro de madera, recuerda Dietmar Seelos, apoderado de la empresa. «Nosotros exigimos que la prensa tuviera una velocidad de avance de 160 m/min». Esto resultó necesario porque se tenía pensado sustituir las cuatro líneas de prensas antiguas por una sola. La ganadora fue la prensa continua DKK 115 de WEINIG. Su tarea consiste en utilizar las maderas de entrada encoladas y previamente fresadas para producir un tramo sin fin. Una unidad de avance acelera la lámina y la transporta a la estación de preensamblado, en donde la reciben dos cadenas de alineación servomandadas de marcha sincrónica. Esto garantiza un ensamblaje continuo y exento de desplazamiento. El ordenador central sabe exactamente qué longitudes y qué secciones transversales de entrada pasan a la prensa. La DKK 2815 se adapta de forma automática. Al final se forma una larga hilera de láminas de madera laminada encolada que se transporta de manera continua en dirección a la cepilladora. Un caso especial, dado que la fuerza de empuje de la DKK también tiene que alcanzar para la cepilladora acoplada. Por esta razón, se utilizan dos motores eléctricos con una potencia de 90 KW. El factor determinante para optar por la cepilladora de WEINIG fue el arranque de virutas mejorado. La Powermat 2500 permite ahorrar, por lo menos, un milímetro. Dado que el propietario del aserradero Kundl invirtió en la misma técnica de cepillado para la clasificación de calidad, dicho efecto se consigue de la interacción de ambas máquinas. Ya que el corte se realiza en el propio aserradero, es posible, además, considerar de manera exacta la medida de entrada menor en la medida de corte. En un taller de madera laminada encolada con una producción de 100.000 m³ al año, esto representa un enorme ahorro.

http://www.pfeifergroup.com/

Fuente: Holzkurier

Adopción de medidas de emergencia

Lüchinger AG

Los suizos están acostumbrados a la precisión y, pese a ello, la empresa Lüchinger AG estuvo luchando durante cuatro años con una moldurera fabricada en el Extremo Oriente. Sin embargo, llegó el momento en el que no pudo más.

Un libro de pedidos repleto es algo muy bueno, pero los problemas surgen, cuando la capacidad de producción es insuficiente. Por esta razón, la empresa Lüchinger AG estuvo muy contenta cuando un fabricante de Asia le ofreció el suministro inmediato de una moldurera, que parecía ser una máquina ideal como complemento de la antigua Weinig Hydromat. Los suizos aceptaron la oferta, pero no tardaron en arrepentirse mucho: un defecto de material le seguía a otro y los fallos eran pan de cada día. La máquina no alcanzaba ni con mucho el rendimiento prometido. Cuando para colmo el proveedor de servicios cercano decidió liquidar su negocio, Max Lüchinger senior adoptó una medida de emergencia. «En ese mismo momento supimos que es importante tomarnos el tiempo necesario para encontrar una solución eficiente y personalizada», señala Arthur Pfiffner, el jefe de taller. El camino condujo nuevamente a WEINIG. Junto con los especialistas de Tauberbischofsheim y tomando como base la Powermat 2400 se desarrolló un concepto de fabricación individual. Con el husillo universal y la sofisticada tecnología para el cepillado especial para crear una textura determinada, Lüchinger cubre ahora cualquier necesidad del mercado. «Después de muchos años de incertidumbre, ahora nos sentimos muy contentos», subraya Arthur Pfiffner. Y si de hecho fuera necesario pedir alguna vez un consejo, la línea directa de WEINIG está disponible. «Siempre hay inmediatamente una persona de contacto competente en la línea que puede ayudar», aclara Arthur Pfiffner.

La fuerza de las montañas

Peter Prader

La empresa Alois Prader GmbH opta por la calidad y renuncia a los negocios rápidos con la madera. La tecnología de fabricación moderna y personalizada compensa la desventaja del emplazamiento.

En el hermoso valle de Funes, la patria del escalador Reinhold Messner, se encuentra el domicilio de la empresa Prader. Lo que alegra a los turistas, es un sufrimiento para quienes mecanizan la madera: «La madera de la montaña necesita casi el doble del tiempo para crecer que la madera de los llanos y se pierde entre todas las maderas convertidas en productos en masa», comenta el gerente, Peter Prader, desfogando su enojo. Para salir vencedora, la empresa Prader invirtió en tecnología de fabricación. Su objetivo es aumentar el valor añadido con una excelente calidad y una gran variedad de productos y garantizar tiempos de entrega cortísimos. El corazón de la instalación consta de dos cepilladoras automáticas de Weinig. Mientras que la máquina antigua se utiliza para aplicaciones especiales, la nueva está destinada a ofrecer máxima productividad y flexibilidad. De esto se ocupan once ejes, unos «husillos flotantes» que permiten cepillar con el menor arranque de virutas posible y un grupo aserrador con el que se pueden fabricar varias piezas de trabajo en una pasada. El resultado convence: Prader realiza buenos negocios. Y también la calidad entusiasma al amante de la madera: «Con la tecnología de Weinig obtenemos cuatro superficies de una calidad tan buena que nuestro escáner detecta mucho más defectos que antes», comenta Peter Prader. Su opinión sobre la línea de cepillado hecha a medida: «Nuestra fabricación es mucho mejor, considerablemente más productiva y, gracias a la flexibilidad obtenida, hemos podido abrir nuevos mercados».

Más imágenes

Unida con la naturaleza: la empresa Prader en el valle de Funes

Bien preparados para el futuro con tableros de madera maciza

WEINIG Referenzen

Ya desde 2001, el aserradero de madera de árboles de fronda de Walter Ohnemus trabaja con un equipo de corte. En el año 2011 se atrevió a dar el siguiente paso en dirección al mecanizado ulterior, creando una planta de fabricación de tableros de madera maciza en Kappel-Grafenhausen con una ProfiPress T 3500 de Dimter.

Avisos

WEINIG Yantai: ya suman 4000 las moldureras fabricadas

La planta de WEINIG en Yantai (China) celebra un evento importante. Recientemente salió de la cadena de montaje la moldurera número 4000 del tipo...

Saber más
Weinig traslada la producción de herramientas a Tauberbischofsheim

Weinig ha trasladado la producción de piezas para herramientas de mecanizado para sus cepilladoras y perfiladoras desde Suiza a Tauberbischofsheim.

Saber más

Áreas de aplicación

Molduras perfiladas

WEINIG Anwendungen

La esencia de nuestra experiencia

Desde siempre, el perfilado de molduras de todo tipo ha sido la especialidad de WEINIG. El perfilado cuenta con un muy amplio abanico de productos finales los cuales, a su vez, imponen las mismas exigencias a la tecnología mecánica: alta precisión de perfil con una excelente calidad de las superficies y un paso de cepillado uniforme.

En este aspecto, la tecnología de WEINIG continuamente marca nuevas pautas. La base la constituyen los robustos montantes de la máquina con las mesas precisas y la guía montada exactamente en ángulo recto. Las máquinas de WEINIG demuestran toda su superioridad en el momento en el que la dinámica entra en acción: husillos con una alta precisión en la marcha circular, un potente sistema de avance y los elementos prensores adecuados.

La interacción perfecta de estos componentes garantiza un transporte suave por la máquina en la posición definida. El resultado es la legendaria calidad de WEINIG para sus productos: alta precisión de perfil con una excelente calidad de las superficies y un paso de cepillado uniforme.

Fabricación de ventanas

WEINIG Anwendungen

Tres pasos del proceso en una máquina

El perfilado de las maderas dimensionadas para ventanas por sus lados longitudinales y transversales, así como el fresado y taladrado se realizan en centros de mecanizado que producen el cuartón terminado. Sin embargo, la moldurera es de suma importancia en la fabricación de ventanas, ya que se utiliza para el cepillado de las cuatro caras de la madera dimensionada bruta para ventanas y para sacar y perfilar el junquillo.

La WEINIG Powermat dispone de un paquete de ventanas especial, diseñado justo para realizar estos tres pasos del proceso. Con solo pulsar un botón, el operador puede elegir si se ha de cepillar solo por las cuatro caras o si se ha de sacar adicionalmente el junquillo. Las consultas de seguridad garantizan que el ajuste solo se puede realizar si no se encuentra ninguna pieza de trabajo en la máquina y que no se puede producir ninguna colisión entre la hoja de sierra y los prensores. Gracias al sistema PowerLock, es posible preparar la máquina en un plazo de tiempo muy breve para perfilar los junquillos.

El sistema WEINIG permite, además, interconectar la moldurera con la sierra tronzadora y el centro de mecanizado. Con esto, WEINIG ofrece la mejor solución, ya que es la más segura y eficiente para el fabricante de ventanas.

Fabricación de paletas

WEINIG Anwendungen

Los europallets se han convertido en un medio auxiliar imprescindible para el transporte de mercancía y bienes. Por consiguiente, la fabricación de paletas es un segmento del mercado sumamente atractivo. La madera para las paletas, sin embargo, no solo se cepilla por las cuatro caras, sino que dispone de biseles que contribuyen a que la horquilla de la carretilla apiladora pueda recibir la paleta.

Para la fabricación de paletas, WEINIG ofrece una solución muy eficiente. Se trata de un husillo de entrada a tiempo que penetra en la pieza de trabajo y vuelve a salir de la misma. La base para ello es una medición precisa que permite que el husillo de entrada a tiempo penetre en el momento apropiado. El operador puede definir los parámetros del bisel, de la longitud y de la posición en la pieza de trabajo.

La solución de WEINIG con la medición exacta y el husillo dinámico se encarga de que todos los biseles tengan la misma longitud y se encuentren en la misma posición de la pieza de trabajo. Además de esto, el trayecto de entrada y salida tiene la misma longitud. WEINIG satisface así todos los requisitos que las máquinas deben cumplir para producir paletas de alta calidad y de forma económica.

Superficies de textura especial

WEINIG Anwendungen

Fabricación económica de productos innovadores

 

Las superficies creativas están de moda, tanto para paneles frontales de muebles, como para suelos o fachadas. Lo que hasta la fecha solo se podía producir a mano con mucho esfuerzo o en centros de mecanizado, lo podrá producir ahora en una pasada en una moldurera.

La tecnología de WEINIG para el cepillado especial para crear una textura determinada permite que los husillos se muevan de forma relativa a la pieza que pasa por la máquina, generando así una superficie tridimensional. Con ayuda de un programa CAD es posible examinar y simular de antemano la superficie de textura especial y, a continuación, producirla realmente en la moldurera.

Con esto WEINIG va a la cabeza y sienta nuevas bases con este avance tecnológico que le ofrece a usted nuevas posibilidades en el mercado. Con esta tecnología podrá crear y fabricar productos nuevos, beneficiándose a la vez de tiempos de paso breves, un alto grado de productividad y bajos costes por unidad.

Madera maciza para la construcción

WEINIG Anwendungen

En los últimos años ha aumentado continuamente la importancia de la madera maciza como material de construcción. Sobre todo las superficies visibles tienen que contar con una excelente calidad. El campo de aplicación más grande son vigas cepilladas y biseladas por las cuatro caras.

WEINIG le ofrece la solución ideal en función de sus exigencias, desde una máquina pequeña hasta una instalación grande. No obstante ambas tienen algo en común: un elevado grado de flexibilidad gracias al dispositivo fresador de biseles de 90°.

El dispositivo fresador de biseles sirve para el cuarto chaflán de la viga, después de que los husillos verticales y el husillo horizontal superior hayan generado los otros chaflanes. El control del dispositivo fresador de biseles permite un cambio rápido de dimensiones, así como un cambio del espesor de los biseles sin necesidad de cambiar de herramientas, únicamente mediante el posicionamiento de los husillos.

Con esta tecnología, WEINIG ofrece a pequeñas empresas la misma rentabilidad que a una gran empresa.

Madera laminada encolada

WEINIG Anwendungen

Cepillado de láminas de madera laminada encolada

 

En los últimos años se viene empleando con mayor frecuencia la madera laminada encolada en las construcciones de madera, con lo que el cepillado de láminas de madera laminada encolada ha adquirido cada vez más importancia. Lo esencial es obtener una superficie apta para el encolado con el menor arranque de virutas posible, producida a una alta velocidad de avance. En este caso, incluso el alabeo de la madera es de poca importancia y se puede mantener, ya que las láminas se encolan en el paso siguiente y se vuelven a someter a un cepillado final.

WEINIG se enfrenta a este desafío con una tecnología mecánica innovadora. La combinación de husillos horizontales montados en posición oblicua y husillos verticales flotantes permite cepillar la lámina por las cuatro caras con un arranque de virutas mínimo y manteniendo el alabeo de la madera. Esta solución de WEINIG incrementa el aprovechamiento del material y, por consiguiente, también la eficiencia de recursos.

Cepillado previo

WEINIG Anwendungen

En el mecanizado industrial de la madera, el aprovechamiento del material juega un papel cada vez más importante. A tal efecto se emplean escáneres que detectan los defectos que se han de tronzar posteriormente. Al principio de toda la cadena está el cepillado previo que es necesario para que el escáner disponga de una superficie limpia y lisa. Por consiguiente, el arranque de virutas ha de ser mínimo y, por lo general, es necesaria una alta velocidad de avance.

En este segmento WEINIG ofrece tanto soluciones sencillas con una muy buena relación de precio y rendimiento, como también soluciones innovadoras con una tecnología excepcional que abarca desde las herramientas hidrocentrantes, los jointers, los husillos montados en posición oblicua y los husillos flotantes hasta el mecanizado a una velocidad de avance de 300 m/min. Además de la tecnología mecánica correspondiente, WEINIG naturalmente también ofrece la mecanización adecuada. Con WEINIG estará en buenas manos con todo lo relacionado con el cepillado previo.

.